Llega el azahar

Con  la primavera, cuando la temperatura y la luz son adecuadas empiezan a mover en nuestros cítricos unos pequeños botones florales.

Esas florecillas que decoran nuestros naranjos toman el nombre de azahar.

¿Y de dónde viene la palabra azahar? Es de origen árabe y significa flor blanca.  En esta época del año, nuestros naranjos se visten de flor y de fruto a la vez,  ofreciendo una visión muy poco habitual y que nos encanta.

¡Caminemos por nuestros campos y disfrutemos de ese olor tan intenso y tan característico que nos envuelve!